TU ESCUELA DE MÚSICA Y ARTE
TU ESCUELA DE MÚSICA Y ARTE

Instrumentos

 

El proceso de enseñanza y aprendizaje se debe adaptar a las características individuales sin prefijar exigencias condicionadas por un programa preestablecido, sin perder vista la posibilidad de un enfoque profesional. Con independencia de que el alumno pueda ampliar su formación, inscribiéndose en otras materias, la clase de instrumento debe interrelacionar los contenidos teóricos y prácticos. En este ámbito resulta muy importante la labor de orientación en alumnos con aptitudes y vocaciones destacadas.

 

OBJETIVOS

  • Disfrutar la música y su aprendizaje.
  •  Expresar su sensibilidad a través del aprendizaje de un instrumento.
  •  Explorar y reconocer las posibilidades sonoras del instrumento.
  • Adquirir los movimientos básicos de la técnica instrumental y postural.
  • Aplicar los elementos del Lenguaje Musical a su repertorio.
  •  Interpretar un repertorio adaptado a su nivel, con carácter y estilo adecuados.

 

Al principio de la formación musical de un niño, es una buena elección si no hay una preferencia clara o hay una baja motivación para la música. No es difícil "sacarle sonido" al piano, al contrario de otros instrumentos que precisan, ya desde el inicio, de un aprendizaje más técnico. En cuanto tienen una noción básica de la colocación de las manos y la ubicación de las notas en el piano, la realización de pequeñas piezas fáciles viene dada de forma casi natural.

Al ser un instrumento polifónico, cuenta con una amplia tesitura de tonos y permite expresar un gran número de matices.

El conocimiento de este instrumento favorece la psicomotrocidad fina de los dedos, la coordinación e independencia de ambas manos, así como la atención visual a varios elementos de modo simultáneo (no debe olvidarse que la lectura de las partituras para piano requiere la atención a dos líneas musicales a la vez).

En ocasiones, a los padres, puede preocuparles el coste de adquisición de este instrumento, en particular si el niño no tiene una opción clara. Es importante saber que con un simple teclado de cinco y ocho octavas, es posible realizar los primeros año de formación con un coste aproximado de 100 €. 

 

 

La elección de la guitarra clásica debe superar la imagen publicitaria de "aprenda guitarra en tres meses". La guitarra, como el piano, son instrumentos completos, no necesitan de otro para acompañarse. 
Los requerimientos técnicos y el trabajo constante, son necesarios para lograr niveles aceptables de calidad.
Bien es verdad que el "guitarrista clásico" no encontrará dificultad en servirse del instrumento para participar en grupos o acompañarse del mismo en fiestas o reuniones, pero una y otra técnica son distintas.

 

Este instrumento se fabrica en diversos tamaños, por lo que desde edades tempranas es posible aprenderlo.

La Escuela de EVAI, también cuenta con una "orquesta de guitarras" y grupos de niños que únicamente desean aprender a tocar la guitarra con un objetivo más lúdico y menos profesional.

Guitarra eléctrica

La guitarra eléctrica es el  instrumento más versátil del grupo, puede ser solista o rítmica.

A través de ella, el alumno podrá adentrarse en distintos estilos musicales, Rock, Pop, Blues, Soul...

Es un instrumento que permite desarrollar la creatividad e imaginación mediante la improvisación, composición de canciones propias etc.

 

 

El bajo es el puntal del grupo, hace que el resto de la banda suene perfecta. Nos da el ritmo, la armonía y el Groove

Con este instrumento tendrás la opción de aprender a tocar diferentes estilos como el Rock, Pop, Blues, Soul... Siempre con profesores y músicos profesionales.

Además, con el bajo, el alumno podrá desarrollar la creatividad e imaginación mediante ejercicios prácticos y audiciones, recursos de improvisación y diseño de líneas de bajo a través del análisis de diferentes estilos musicales.

 

 

Si el niño tiene dificultades de oído, entiéndase afinación, no serán estos instrumentos adecuados para él. El violín o la viola no disponen de trastes ni llaves, ni ningún otro mecanismo que "de pistas" sobre la nota. Será su oído el que le dará la información sobre la adecuación del sonido a aquello que pretende interpretar.

Este instrumento se fabrica en diversos tamaños, por lo que desde edades tempranas es posible aprenderlo.

Como la mayoría de los de cuerda, su aprendizaje es difícil. Requiere dedicación, constancia y resistencia a la frustración. Estas circunstancias podrán servir al niño para su propio desarrollo psicológico, pues se trata de recursos importantes en muchos ámbitos de la vida.

En estos instrumentos debe destacarse la implicación corporal. El/la violinista toca con todo el cuerpo y siente la vibración en sí mismo.

En la viola, la cualidad de la altura es más baja que en el violín. Suele tratarse de una elección del niño cuando ya se ha iniciado con el violín, al modo de una preferencia personal por el sonido. Esto no excluye que pueda ser la viola la primera elección.

 

 

 

Si existe un instrumento que sea gratificante para el principiante, es este. Disponiendo de un aceptable sentido de afinación y un mínimo de trabajo personal, el niño pronto empieza a disfrutar del chelo. Como el violín, es posible adquirir violonchelos de tamaño pequeño. No obstante, debe tenerse en cuenta que hasta la adolescencia es difícil que un niño pueda transportar por sí solo es instrumento.

Existe un inagotable repertorio de música para orquesta, de cámara o solista, por lo que el esfuerzo que requiere el dominio de cualquier instrumento se ve, en este caso, sobradamente recompensado.

También aquí el cuerpo acompaña en la ejecución, como en el violín, circunstancia que se ve facilitada por la postura "natural" requerida para tocarlo.

 

Aún cuando a los adultos puede parecerles poco adecuado para un niño, es un instrumento que puede ofrecer gratos momentos, adaptándose muy bien a los niños que tienen un buen sentido del ritmo.

El tamaño y el peso del instrumento se resolverán mediante el uso de un arnés.

Tiene una digitación similar a la de la flauta dulce, flauta y oboe, por lo que es adecuado como primera elección o con posterioridad si se hubiesen iniciado en cualquiera de los señalados.

El saxo tiene un gran atractivo para aquellos niños que desean expresar su personalidad y creatividad. Tiene además un componente social importante, pues se presta a la participación en grupos o agrupaciones de distinta naturaleza.

 

Se trata de uno de los instrumentos de viento madera en el que el progreso a la hora de "hacerlo sonar" es más rápido. La forma de soplar es parecida a la de la flauta dulce. Este parecido no debe llevarnos a engaño ante una posible elección de la flauta dulce para su transición al clarinete, pues éste último tiene un sistema de digitación propio y particularidades en su técnica.

Debido a que en el clarinete cada nota tiene su propio dedo, es importante alcanzar un buen nivel de control y coordinación de los mismos. Otra diferencia con relación al oboe o la flauta es que, si bien la música no es difícil de leer, la gran extensión del instrumento dificulta la lectura e interpretación cuando se realizan de modo simultáneo.

El progreso rápido en el incio de su aprendizaje, resulta muy adecuado para niños que sean impacientes, pues les permite disfrutar muy temprano de las posibilidades del instrumento.

 

 

Se trata de un instrumento que, en general, atrae a los niños. Debe tenerse en cuenta que las primeras notas que se aprenden con él están en el registro de la voz de un niño de diez años.

Es un instrumento diseñado para tocar melodías, lo que llena de atractivo su ejecución.

En la actualidad, es posible iniciarse en su estudio a edad temprana, ya que se han desarrollado flautas con la boquilla curva, superando así la dificultad relacionada con la longitud del brazo en niños ejecutantes.

Los primeros meses de aprendizaje se desarrollan con una flauta similar a la dulce (con la cabeza de la travesera) por lo que el desembolso inicial es reducido.

 

 

Se trata de un instrumento de viento madera que produce hermosos sonidos y preciosas melodías.


No hay resultados rápidos pero, cualquier alumno decidido, con fuerza de voluntad y la necesaria motivación, puede hacer progresos.

El oboe debe ser una elección del niño. El desarrollo de la técnica solo es posible contando con ese plus que implica tomar una decisión personal sobre algo y desarrollarlo.

Es difícil hablar de una edad de inicio para este instrumento, no obstante, será importante que el profesor valore el grado de maduración fisiológica del niño. En todo caso, no conviene cerrar opciones a un alumno si la elección parte de su impulso natural. El tiempo permitirá confirmar su elección o realizar alguna otra más adaptada a sus características personales.

 

 

Se trata de un instrumento grave y pesado. Normalmente, se utiliza un arnés para sujetarlo.

Lo que se ha señalado en otros apartados con carácter general para los instrumentos de viento madera, también sirve para el fagot. En este caso, además, sus posibilidades están claramente relacionadas con la ejecución grupal.

La música, comparativamente con otros, es fácil de leer, pero está escrita en clave de Fa.

Algunos niños pueden sentirse atraídos por la calidad de su sonido, por su "humanidad". Si ese es el caso de su hijo, adelante.

 

 

Es, desde luego, un instrumento llamativo para un niño. Conviene que la elección basada en un atractivo puramente visual o sonoro, se acompañe de otras consideraciones personales.

Antes de "disfrutar" del instrumento, es necesario desarrollar una serie de destrezas y técnicas que únicamente se lograrán con constancia.

Es un instrumento que demanda mucha energía para el ejecutante, por lo que es posible hacerse una idea acerca de los rasgos de personalidad que debe exhibir ese futuro trompetista.

 

El trombón de varas es diferente de los demás instrumentos de metal. Estos últimos son semimecánicos, tienen pistones que facilitan la producción de las notas. En el trombón, como en el violín, debe formarse cada nota ajustando la vara a la posición requerida.

Los niños que exhiben mayores posibilidades artísticas y creativas, disfrutarán con este instrumento ya que hay una mayor sensacion de "crear" la música.

Tiene importantes posibilidades grupales y se adapta a gran variedad de estilos. Esto es particularmente satisfactorio para los niños cuando llegan a la adolescencia, pues les permite expresarse a través del instrumento.

El movimiento de la vara, requiere una determinada longitud del brazo que no se da a edades muy tempranas. Sin embargo, esto no será una dificultad si el niño realiza esta elección, el aprendizaje se va adaptando al desarrollo del niño. Como en otros casos, si su hijo quiere ser "trombonista", adelante, estaremos con él.

 

 

"Mamá, papá, quiero tocar el tambor".

Cómo saber si este impulso es solo el deseo de producir "ruido" o el de expresarse musicalmente. Como en todo, hay que probar.


Si el niño tiene energía, le cuesta mantenerse quieto y quiere "tocar" el tambor, ánimo, es posible que compruebe que ese niño puede concentrarse y mostrar una constancia a prueba de bomba.

El percusionista es exigente consigo mismo y con el resultado. Esta exigencia actúa como estímulo natural para el trabajo constante y el perfeccionamiento.

 

 

Evai
C/Costa Rica 3

(paralela a Juan Florez)
15004 A Coruña

 

625 14 59 86

615 61 43 16

 

HORARIO OFICINA:

DURANTE EL CURSO ESCOLAR

Mañanas: 11:00 - 13:00 

Tardes: 17:00 - 20:00 

DEL 23 DE DICIEMBRE AL 1 DE ENERO CERRADO POR VACACIONES

Del 2 de enero al 5 de enero mañanas de 11:00 a 14:00 

HORARIOS DE CLASE:

Mañanas:10:00-14:00

Tardes:15:00-22:00

Contacto

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
C/ Costa Rica nº 3-5 Bajo. Teléfonos: 615-61-43-16/ 625-14-59-86. www.escuelaevai.com